martes, 27 de junio de 2017

CAJAMARCA DIA #62 (para contar lo que no conté del día #58)



Y la verdad, esa que uno prefiere en ocasiones evitar,
resultó ser como una de esas puertas de cristal tan limpias, tan casi ausentes,
que en mi acostumbrada torpeza me estrellé contra ella.
De no haber sido por el público habría llorado,
pero no tuve más opción que contenerme y reír.
¿Por qué deberían saber, que mi corazón acababa de explotar cual supernova?
Cuando esté sola lloraré, dejaré que mis universos enteros colapsen y les haré un funeral.
O eso pensé.
Sin embargo, aquí estoy, barriendo el polvo de estrellas.
No hay funerales, lágrimas, ni ceremonias, no hay nada.
Es extraño, estaba lista para otro fin del mundo.
Será que después de tanta hecatombe,
el corazón se vuelve experto en control de daños.
Fin

Nos vemos en el camino.

Y recuerda, puerta de vidrio que no ves, nariz que paga las consecuencias.

2 comentarios:

jesus reyes dijo...

Que fuerte!!!..que ha pasado???

Cesar Jaziel Bazan dijo...

Barriendo el polvo de estrellas, interesante wsp para ver que paso xD

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...